Greg Sánchez, política y fe

Ratio:  / 0
MaloBueno 

greg politica1CANCÚN, Q.Roo, 21 de julio.— Cuando Gregorio Sánchez Martínez fue encarcelado, justo a la mitad de su campaña política en pos de la gubernatura del estado, hubo una persona que levantó fuerte la voz

para demandar su liberación y para acusar a sus perseguidores de cometer un abuso contra un hombre “justo”. Se trata de la misma persona que lo recibió en el aeropuerto de Cancún, luego de salir de la prisión de Tepic, Nayarit.

Y es también el mismo hombre que lo invistió como Rey David, en una curiosa ceremonia religiosa del protestantismo, que es la profesión de fe de Sánchez Martínez, y quien ya con ese “nombramiento” fundó su propia iglesia cristiana, con sede en el salón Ashanty, de su propiedad.

 El 2 de abril pasado, a unos días de arrancar el proceso electoral para renovar el Congreso y los diez ayuntamientos del estado, Sánchez Martínez voló a la Ciudad de México para sostener un encuentro formal con su “protector”. Acudió a solicitarle, nuevamente, su ayuda para su nuevo proyecto: llevar a su yerno, Alejandro Luna, a la presidencia municipal, y como diputados locales a él mismo, a su primo Toño Sánchez, a su hija Karina y a su mejor amigo, Víctor Garnica.

¿Pero quién es este personaje?

greg politicaArturo Farela Gutiérrez, un pastor protestante de 54 años de edad, originario de Chiapas, y no es cualquier pastor o ministro de culto. Queda claro que cuenta con la mayor admiración, respeto y la confianza de este político que ya fue presidente municipal de Benito Juárez.

Se trata del presidente de la organización religiosa protestante Confraternidad Nacional de Iglesias Evangélicas (Confraternice), y que cabe todavía con mayor precisión en la denominación conocida como pentecostés. Su organización es a escala nacional, y aunque los datos como el número de miembros y otras iglesias asociadas se mantiene en celoso secreto, se calcula que cuenta con más de 20 mil iglesias protestantes en el país y al menos unas 750 en el estado de Quintana Roo, de las cuales 200 se encuentran en Cancún.

Presencia notable en el conflicto de Chiapas
Tiene más de dos décadas al frente de Confraternice, con un peso específico en la representación de miles de cristianos evangelistas o protestantes en el país, al grado de que su presencia fue clave, inclusive, en las rondas de negociación del conflicto armado que surgió en Chiapas en 1994 con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), cuando se discutieron posibles soluciones al grave problema de los enfrentamientos entre simpatizantes de partidos políticos divididos también por su devoción religiosa. Los protestantes eran expulsados cotidianamente de comunidades indígenas por católicos, hasta que llegaron a enfrentamientos armados con una sangría que afectó a ambos bandos.

Según ha quedado de manifiesto en estudios académicos que intentan dilucidar el alcance de estas manifestaciones religiosas, Confraternice y su líder principal, Farela Gutiérrez, han trascendido aquella conseja cristiana que decía que ante una agresión “hay que poner la otra mejilla”.

Hoy en día, paralelamente a la prédica cristiana con base en la Biblia, este grupo de devotos también tiene la convicción de que es tiempo de asumir un lugar en el gobierno, conquistándolo a través de la fuerza de su representación en las urnas.

Los cristianos, al poder político
Sus objetivos han quedado muy claros, como se puede observar en este pasaje ocurrido en mayo de 1995, cuando los evangélicos organizados del país acudieron a Chiapas para tratar de resolver el problema de las expulsiones de sus “hermanos en la fe” en esa convulsa entidad.

La Revista Académica para el Estudio de las Religiones, reseña:

“El 26 de mayo de 1995 el Comité Estatal de Defensa Evangélica de Chiapas (CEDECH) convocó a una consulta nacional con el propósito de que la Iglesia evangélica se hiciera presente, se escuchara su voz y aportara elementos para una paz justa, digna y duradera en la entidad”.

El documento que enlistó las conclusiones, en cuya redacción participó Farela Gutiérrez como uno de los personajes centrales, es por demás elocuente:

“Los cristianos debemos participar activamente en la política porque entendemos por política la justicia, y la Biblia nos enseña que la justicia es Jesucristo. La opción es integrar una asociación política estatal para después ver la legalidad de un partido político, para estar como luz y sal en la tierra. Los cristianos tienen que llegar al poder político legalmente, no para servirse a sí mismos, sino a sus semejantes.”

Evangélicos, dos a uno sobre católicos en Cancún
De acuerdo con datos oficiales, en el municipio de Benito Juárez hay poco más de 150 iglesias católicas, mientras que el número de templos evangélicos es superior a los 400. Y siguen el crecimiento.

Se trata de un asunto que ya ha llamado la atención de propios y extraños, y que tiene una sencilla razón. Benito Juárez es una ciudad que recibe numerosos inmigrantes, con una tasa de crecimiento superior a la media nacional por varios puntos. Se estima que actualmente crece a un ritmo de 11% anual, mientras que Playa del Carmen lo hace a 16% anual, que es la tasa más alta de Latinoamérica.

Una porción importante de migrantes proviene de estados del país con problemas de falta de trabajo, rezago social y evidente pobreza. Junto con esos factores están los fenómenos naturales que sufren entidades del sureste del país, cuyos habitantes se aventuran a venir a Quintana Roo para encontrar mejores condiciones de vida.

Chiapas y Tabasco son los estados de la República que aportan más inmigrantes por las variables señaladas arriba, y ocurre también que son, como el caso de Chiapas, lugares donde la presencia de devotos evangelistas es mayor. Tan sólo en esa entidad se calcula que se encuentran un millón de los 18 millones de evangelistas que hay en todo México.

Sobre lo anterior, del reportaje “La ciudad que no se acaba nunca; entre el cielo y el infierno” extrajimos estas líneas:

“Así lo establecen los investigadores Daniel Villafuerte Solís y María del Carmen García Aguilar, en su estudio: Crisis rural y migraciones en Chiapas.

“Una situación escasamente abordada es el hecho de que una gran cantidad de nuevos residentes de Cancún provienen directamente de los campos de guatemaltecos refugiados en México. Se trata de los descendientes de aquellos centroamericanos que llegaron a vivir en campamentos en Chiapas, y que luego generaron derecho de nacimiento y nunca regresaron a Guatemala.

“La investigadora compila en esas entrevistas: “No todas participábamos igual, las kekchís eran las que se apartaban más, ellas querían vivir como vivíamos en Guatemala, casi no salían de sus campamentos, muchas no aprendieron la castilla... así como llegaron así se fueron... Había otras que no querían retornar, ellas tampoco participaban mucho, eran las que lograron comprar tierras o que vivían en terrenos que compró la diócesis, como las de la Gloria y las de San Lorenzo ellas se quedaron, pero también otras que aunque no tenían tierra, tuvieron miedo de volver...”

“Y revela: Las refugiadas también confrontaron muchos problemas, los niños casi no eran aceptados en las escuelas mexicanas, los jóvenes empezaron a trabajar; muchos, como los de Campeche y Quintana Roo se fueron a Cancún a trabajar en la construcción y los servicios.

“De acuerdo con estadísticas de flujos migratorios detectados en Chiapas, poco más de 200 mil personas salieron de aquella entidad en los últimos años para venir a vivir a Quintana Roo, específicamente a Cancún.

“Dicen los académicos: “En lo que res pecta a la migración interestatal, la población chiapaneca empieza a desplazarse, particularmente a principios de los años setenta, hacia las zonas petroleras de Tabasco y, posteriormente, hacia Cancún, donde comienza a desarrollarse el polo turístico más importante del país. Cuantitativamente, los saldos migratorios presentaron un cambio sustancial durante el periodo 1950- 1970, en el primer año se registró un saldo de menos 4mil 969 en tanto que, para el último, la cifra era de menos 55 mil 037, lo que significa que, en estos 30 años, se registró un incremento en el saldo migratorio de poco más de 1 mil %. En los siguientes 30 años, aunque el incremento sólo fue de 300%, en cifras absolutas significó un saldo migratorio negativo de 228 mil 957 personas”.

“El Hombre de Fuego”, otro proyecto de Confraternice
Y así como queda claro que Arturo Farela Gutiérrez se ha propuesto ayudar con todo el poder de su organización a Gregorio Sánchez Martínez, en Chihuahua hace lo propio por otro político, obviamente también cristiano evangelista, de nombre Emilio Flores Domínguez, a quien Farela llama El Hombre de Fuego.

Del encuentro que sostuvo en su oficina de Confraternice en la colonia Juárez de la Ciudad de México, el propio Farela escribió en su página oficial:

“Visita del Hombre de Fuego a Confraternice.

“El día de ayer tuvimos la distinguida visita del licenciado Emilio Flores Domínguez, el Hombre de Fuego que Dios usó cuando apenas tenía 15 años de edad, para que el Dios omnipotente derramara su Espíritu Santo y Fuego sobre el Templo Metodista La Trinidad de Chihuahua, Chihuahua, de tal manera que los vecinos vieron que el templo se estaba quemando literalmente y todos fueron llenos del Espíritu Santo y Fuego”.

Flores Domínguez fue militante panista por 25 años, pero luego de no obtener la candidatura a la presidencia municipal de Chihuahua, Chihuahua, renunció a ese instituto político y ahora será candidato de Movimiento Ciudadano.

Entre los 300 hombres más influyentes de México
Como se ve, Farela Gutiérrez es muy activo en los asuntos políticos, sobre todo brindando su respaldo a sus “hermanos de fe” que han decidido incursionar en la competencia por los cargos de gobierno.

Su respaldo es valioso por la numerosa y creciente membresía de devotos cristianos, pero también por la vigorosa tarea de hablar ante los gobernantes y hombres del poder como representante de las iglesias cristianas afiliadas a Confraternice.

En 2012 Farela Gutiérrez compartió el pan y la sal en una exclusiva cena organizada por una revista (Líderes Mexicanos) que se encarga de enlistar, cada año, en una edición especial, a los 300 hombres más influyentes del país.

En esa cena le tocó un sitio en el Museo de Antropología de la Ciudad de México junto a los candidatos que buscaban la presidencia del país: Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota y, desde luego, Enrique Peña Nieto.

Un álbum con los hombres y mujeres del poder
Adicto a las fotografías, este singular pastor evangelista no ha dejado pasar prácticamente ningún encuentro importante para demostrar que su roce con la política se da al más alto nivel.

En la página de Confraternice y en su Facebook ha dejado constancia de las ocasiones en las que ha sido recibido por presidentes, primeras damas, candidatas presidenciales e, incluso, por ejemplo, con Marisela Morales, quien era a la sazón la titular de la Procuraduría General de la República (PGR), la misma que acabó por abandonar la demanda que enderezó a Gregorio Sánchez Martínez por presuntos vínculos con el narcotráfico.

El mismo Farela Gutiérrez ha escrito en su página de Facebook que dedicó tiempo para orar por Greg Sánchez, pero también queda claro que su intercesión no se quedó esperando nada más por la contestación del cielo. Puso manos a la obra, como ahora también se apresta a seguir apoyando para que sus “hermanos” lleguen al poder.

Pablo Salazar, el ex gobernador cristiano

El caso del gobernador chiapaneco Pablo Salazar Mendiguchía, cuya candidatura apoyaron casi unánimemente los partidos registrados en aquella entidad, también pasa por Confraternice y el apoyo de Arturo Farela Gutiérrez. Numerosos blogs cristianos manifestaron su regocijo por la elección de este personaje en Chiapas en un momento de extrema complejidad, justo en el proceso de pacificación tras el surgimiento del EZLN.

Y no sobra recordar que, al término de su mandato, Salazar Mendiguchía hizo su primera aparición en un cargo público aquí mismo en Cancún. Fue cuando Gregorio Sánchez Martínez, recién elegido presidente municipal, lo presentó en su salón de fiestas Ashanty (hoy convertido en sede de su Iglesia personal) como su principal jefe de asesores.

Poco le duró el gusto a Salazar Mendiguchía, quien se retiró temprano de ese cargo de asesor, pues para entonces ya se veía venir la presentación de cargos en su contra por parte del gobernador entrante, Juan José Sabines, quien lo acusó de malversación de fondos y por lo cual tuvo que pasar varios años en prisión, hasta su reciente excarcelación.

Sánchez Martínez y Salazar Mendiguchía estuvieron presos simultáneamente, el primero en Tepic, Nayarit, acusado de colaborar con el crimen organizado, y el segundo por peculado, en Chiapas.

Y en ese lapso Arturo Farela Gutiérrez alzó la voz para defenderlos por igual, y en razón de que ambos comparten su fe religiosa.

En una conferencia de prensa, el presidente de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas consideró que la detención de ambos personajes políticos “es más por revanchismo político que porque se haya acreditado su participación en hechos delictivos”.

Señaló que tanto Greg Sánchez como Pablo Salazar pertenecen a congregaciones evangélicas cristianas, el primero a una Iglesia pentecostés y el segundo a la Iglesia del Nazareno.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

© Copyright 2019, All Rights Reserved
Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas 2019 ©
Calle Liverpool No. 65, 3er Piso Despacho 301 
Col. Juárez, México D.F. 
Telefonos: (55)5208-4903
(55)5208-4990
(55)5208-4995