Chihuahua: ¿Primer Estado confesional en México?

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Exige Confraternice que el Congreso de la Unión proceda en contra del Gobernador de Chihuahua por declarar a esa Entidad como Confesional y con una sola religión: la católica.

Arturo FarelaPor considerar que el gobernador de Chuhuahua, César Duarte Jáquez, renunció deliberadamente al Estado Laico al declarar a esa Entidad como confesional y con una sola religión, la católica, la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice) exigió que el Congreso de la Unión proceda constitucionalmente en su contra y que se retracte públicamente.

En su sitio oficial, el pastor Arturo Farela Gutiérrez, presidente nacional e internacional de Confraternice, denunció que la declaración del Gobernador de Chihuahua debe ser investigada por las cámaras de Diputados y de Senadores para que le apliquen el procedimiento constitucional o sanción que corresponda.

 A continuación presentamos el texto íntegro que el pastor Farela Gutiérrez publicó en su sitio oficial, y por medio del cual pide también la intervención del secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, a fin de que garantice el cumplimiento de la laicidad en México.

También consideró que la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) debe manifestarse al respecto y proceder respecto a este tipo de actividades religiosas que se llevan a cabo en inmuebles que pertenecen a los centros de conocimiento.

"El 20 de abril de 2013, en el gimnasio Manuel Bernardo Aguirre, de la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), el gobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, deliberadamente renunció al estado laico en Chihuahua, lo declaró como un estado confesional y además determinó la existencia de una sola religión, la católica romana.

Las palabras del gobernador fueron: “Yo, César Duarte Jáquez, por este medio me consagro a mí mismo, a mi familia, a mi servicio público en la sociedad, pido al Sagrado corazón de Jesús que escuche y acepte mi consagración, que me ayude a la intercesión del inmaculado corazón de María, le entrego a Dios y a su divina voluntad todo lo que somos, todo lo que tenemos en el estado de Chihuahua.

Le pido perdón a Dios por todo lo que ha sucedido en el estado de Chihuahua en el pasado, le pido que nos ayude a cambiar todo lo que no sea de él, yo César Duarte declaro mi voluntad delante de Dios, delante de los señores obispos y de mi pueblo, amen”.

El dolor que causa este acontecimiento se potencializa y avergüenza todavía más por haberse realizado en un escenario universitario, el de la Universidad Autónoma de Chihuahua. Decidir si esa conducta fue a propósito de las venideras elecciones, o bien, si pretendió ser el arranque oficial de un estado confesional con la consecuente renuncia a la laicidad, esto lo debe analizar la federación.

Las cámaras de Senadores y Diputados deberán analizar la conducta del gobernador. Esta solicitud la haremos de manera formal, para que se avoque a investigar y resolver si se corresponde con la laicidad, la pluralidad, tolerancia y libertad religiosa la acción emprendida por César Duarte Jáquez.

El resultado de esa investigación y el contenido de la resolución que emitan las cámaras no puede ser aprobatoria para el gobernador de Chihuahua, y por lo tanto, además de efectuarle el procedimiento constitucional que le corresponda, deberá también retractarse de manera pública de sus acciones, garantizando la laicidad del gobierno de Chihuahua. Esto debe detenerse de inmediato y de manera ejemplar.

Nadie imaginaría algo similar a nivel federal, donde el presidente de la República, los ministros de la Suprema Corte y las cámaras de la Unión reunidas en un auditorio emblemático del campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en presencia de su rector, realizaran esta afrenta contra la nación y la burla de un espacio dedicado al conocimiento universal, la ciencia, semillero de pluralidad.

El congreso de la Unión debe actuar de inmediato, debe reestablecer la laicidad determinada en el Pacto Federal, debe conminar y coaccionar a sus federativos para que en miras del concepto liberal moderno, se respeten los principios históricos de laicidad, pluralidad y tolerancia. La secretaría de Gobernación debe actuar con la misma firmeza.

Su titular Miguel Ángel Osorio Chong tiene la facultad y obligación de vigilar el cumplimiento de la laicidad. La clase política tampoco puede dejar pasar esta conducta, pues sería hacerse cómplices del derrocamiento de la laicidad del Estado. La Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, (ANUIES) de México, deberá también hacer lo propio sobre este tipo de actividades religiosas en los inmuebles que pertenecen a los centros del conocimiento del país, especialmente si se es afiliado de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe.

La opinión pública nacional y del propio estado de Chihuahua, una vez informada plenamente de este acontecimiento, sin duda exigirá del gobernador su sujeción a la constitución federal y local de manera irrestricta. Nadie quiere un estado confesional. Es cierto que la iglesia protestante cristiana evangélica creemos en la libertad, desde luego también la religiosa, pero sabemos que ésta vive sólo en el hábitat de Estado Laico, nunca fuera de él.

Por ejemplo, las más de mil (1000) iglesias cristianas evangélicas registradas en la secretaría de Gobernación del gobierno federal que radican en Ciudad Juárez, Chihuahua, -y las centenares no registradas- tenemos convicciones religiosas sobre el estado de bienestar que trae a la sociedad la aplicación de principios bíblicos en libertad individual, pero nunca deseamos un estado confesional y menos renunciando a la laicidad del Estado.

La laicidad del Estado es una guerra perdida para la iglesia católica de Roma; es un triunfo coyuntural de diferentes elementos, entre ellos, los postulados liberales y el conocimiento generado desde los centros universitarios.

Respetuosamente, Pastor Arturo Farela Gutiérrez,
Presidente Nacional e Internacional de Confraternice".

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

© Copyright 2019, All Rights Reserved
Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas 2019 ©
Calle Liverpool No. 65, 3er Piso Despacho 301 
Col. Juárez, México D.F. 
Telefonos: (55)5208-4903
(55)5208-4990
(55)5208-4995