EL NIÑO SICARIO “EL PONCHIS”, NO ES EL CULPABLE.

Ratio:  / 0
MaloBueno 

En Derecho penal un menor de edad nunca es culpable de ningún delito, por lo tanto, en sentido legal la sociedad no le reprocha su conducta. Por ello no se les impone penas, sólo medidas de seguridad por la conducta típica y antijurídica que realizó, pero no tienen la capacidad de obrar en sentido positivo o negativo determinados por la norma penal. Para que sea delito y por tanto reprochable, debe ser una conducta típica, antijurídica y culpable.

 Por otra parte, si a los 13 años ingresó al crimen organizado entonces hay otros responsables de la conducta antijurídica realizada por el niño sicario. La criminología culpa en sentido amplio a la misma sociedad, y en lo particular a aquellas personas que estuvieron en su entorno inmediato. A éstos me referiré, lo que estuvieron encargados de su formación:

1. “El Ponchis” y sus padres: Los padres tenemos la responsabilidad inicial por amor, de cuidar, formar, instruir y sostener a nuestros hijos. Cuando los padres han sembrado principios y valores éticos y morales en el corazón de los hijos, estarán protegidos para no ser absorbidos, engañados, manipulados por las tentadoras ofertas del crimen organizado. Es evidente que los padres de “El Ponchis” fallaron, por lo tanto, también tienen responsabilidad de los hechos de su hijo.

2. “El Ponchis” y sus maestros: Los niños como “El Ponchis” por lo menos tienen 6 años de enseñanza en la escuela primaria, tiempo durante el cual los maestros instruyen -bajo un contacto y atención permanente- a niños de corazones vírgenes, sin maldad, ávidos de absorber enseñanzas, momento idóneo para que éstas sean con el fin de hacer buenos ciudadanos. Los maestros que tuvo “El Ponchis” también fallaron y son responsables; ellos representan al Estado mexicano.

3. “El Ponchis” y sus líderes espirituales: En que Iglesia fue seguramente bautizado y doctrinado. Quien fue o fueron sus mentores espirituales si es que los tuvo, de cualquier confesión religiosa, también fracasaron al no poder haber sembrado en el corazón de “El Ponchis” los dos grandes mandamientos: amar a Dios y amar al prójimo. Las iglesias influyen y determinan a la niñez, especialmente si desde pequeños se les encamina a conocer a Jesucristo y que Él se revele a sus corazones. El líder espiritual que tuvo fracasó y también es responsable.

Finalmente veo con esperanza el hecho de que Edgar Jiménez Lugo alias “El Ponchis”, que fue trasladado el día de ayer a San Antonio, Texas, ingresó a la organización OUTCRY IN THE BARRIO que lo custodiará. Esta organización es cristiana evangélica y brinda servicios de rehabilitación para personas que sufren adicciones y fueron miembros de círculos de violencia; cuenta con increíbles testimonios de restauración y rehabilitación. A Edgar Jiménez Lugo le demostrarán que Jesucristo le ama, le perdona, le liberta y le hace una nueva criatura. A sus 17 años podrá experimentar la paz que nada ni nadie le puede dar. Al rendirse a Jesucristo lo guiará día tras día junto a pastos verdes y ríos de agua viva, de esta manera jamás volver a cometer los hechos lamentables como los de haber asesinado a 4 personas a tan corta edad. Ruego al Espíritu Santo en el bendito nombre de Jesús de Nazaret que así sea. Solo Él puede darnos lo que millones de padres, maestros o líderes espirituales no damos a los niños; el maestro divino Jesús de Nazaret sí lo hace y de manera gratuita solo por amor. Oremos cotidianamente por la salvación y restauración de nuestro hermano “El Ponchis” para que veamos en él un gran y honroso hombre de Dios.
El Ponchis

Amén.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

© Copyright 2019, All Rights Reserved
Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas 2019 ©
Calle Liverpool No. 65, 3er Piso Despacho 301 
Col. Juárez, México D.F. 
Telefonos: (55)5208-4903
(55)5208-4990
(55)5208-4995